Generación Vitnik:

conoce los finalistas del concurso 2017 (Pt. 2)

Siguiendo con el proceso de conocimiento de los finalistas, en esta parte te mostramos 5 propuestas más que, a diferencia de las otras, despliegan su inspiración desde el rol del usuario y las necesidades y problemáticas actuales. Te invitamos a leer esta nota para conocer los diseños planteados por Ludmila Borrelli, Micsi Almendra, Valeria Flores, Catalina Padilla y Candela Suhurt.

Encuentros y desencuentros

 

Con la mirada puesta en el usuario, Ludmila Borrelii presentó su propuesta  bajo el título “Vínculos”.

Luego de una investigación profunda sobre la temática citada, la diseñadora logró conceptualizar su colección reflejando los encuentros y desencuentros que nos unen y nos conectan con un otro.  “Me gusta observar a la gente y ver cómo una misma persona se vincula de manera distinta con diferentes personas”, señala Ludmila. Esta idea se puede visualizar en cada color que eligió para representar una emoción, cada vínculo y/o conexión. “Decidí mezclar estos colores ya que estamos formados por múltiples vínculos, algunos en mayor escala que otros. Use la transparencia y la superposición como forma de vincular estas emociones que forman a cada individuo como persona.”, explica.

Si hablamos de materiales, Ludmila los sabe utilizar y fusionar de manera muy ingeniosa para crear nuevos géneros y darle una reinterpretación al diseño final. “Un recurso que utilizo mucho a la hora de diseñar es mezclar rubros. Le da infinidad de posibilidades al diseño creando tipologías nuevas e innovadoras usando materialidades y recursos distintos”, cuenta Borrelli.

Justamente es en el rubro deportivo en donde encuentra mayores posibilidades para crear ya que posee muchos recursos distintos que enriquecen la prenda. “Creo que la ropa deportiva cambió mucho en sus usos priorizando comodidad y confortabilidad en el vínculo con el cuerpo humano”, enfatiza la diseñadora.

La música como fuente de inspiración: cultura RAVE

Otra de las finalistas que también decidió desarrollar su propuesta en base al usuario, es Micsi Almendra. Siendo la música el disparador principal para plantear sus diseños, denominó su colección “90´s Trasnporter” haciendo foco en la cultura RAVE, un grupo de personas de Inglaterra que usaba ropa deportiva en todo contexto, inclusive en fiestas clandestinas cuando bailaban al compás de la música electrónica. “Lo que más me gustó, además de la forma de vestir sport, fue la onda que tenían todos, la actitud, la confianza, el desinterés, el estilo y cómo se divertían. Eso fue lo que, en especial, me inspiró”, relata Micsi.   

Además de ser amante del diseño de indumentaria, Almendra tiene un proyecto personal de ilustraciones en donde genera y busca constantemente inspiraciones diversas. Justamente, fue ahí en donde encontró un boceto con aire al RAVE que uso como puntapié para empezar a viajar con el tema.

Si bien Micsi encuentra la tendencia deportiva vinculada a valores con una vida sana, también piensa (y sin ir más lejos de su propuesta) que tiene mucho que ver con la música que se escucha. “El trap, el Rap, la Cumbia…hay un impacto estético muy fuerte ligado a la música, a los jóvenes  y la calle”, culmina la diseñadora.  

 

La femeneidad futurista

Desde Cipoletti, llega Valeria Flores y su idea de futurismo y funcionalidad relacionada con el usuario.Me interesa crear prendas que se modifiquen utilizando avíos, como cierres o botones, tejidos planos y de punto, que den soltura o ajuste según lo necesite la usuaria”, declara Flores. Haciendo foco en el concepto de lo superficial y lo genuino, trabajó textiles transparentes que reflejan la esencia que cada uno tiene en su interior en contraste con lo que realmente mostramos y dejamos ver. Sin dejar de lado la sensualidad, generó prendas sugestivas pero a la vez comodas y versatiles para un usuario que está activo continuamente en diferentes ocasiones y momentos del día.

La paleta de colores que desarrolló en su panel también mantiene este contraste de luces y sombras mostrando la femeneidad y modernidad, yendo desde la tonalidades de rosas hasta los azules.

En cuanto a los recursos a la hora de diseñar, prefiere bocetar con papel y lápiz que la lleven hacia diferentes mundos en su imaginación, antes de plasmar un concepto final.   

 

La configuración de lo “nuestro” como base inspiracional

Tomando como planteo inicial la identidad de nuestro país, Catalina Padilla inicia su inspiración en un objeto tan cotidiano y significativo para los argentinos, el pantalón chiripá. “Busqué resignificarlo imitando de dos formas distintas el efecto de superposición que genera en sus laterales, adaptándolo a la imagen fresca, urbana y juvenil de la marca Vitnik”, explica Catalina. Para esto, diseñó una estampa que lo situaron en un contexto más actual sin dejar de lado la esencia y funcionalidad del objeto.

Además, es justamente la moldería el recurso en donde Padilla se encuentra más cómoda para comenzar a crear sus diseños, pasando desde lo plano hasta lo tridimensional.  “Mi inspiración parte generalmente de la forma y el volumen de las cosas que me rodean, por ejemplo desde un objeto cotidiano como el chiripá. Innovar en la silueta y en la forma de construcción es lo más importante para mi al momento de diseñar”, cuenta la finalista oriunda de Buenos Aires.

Es precisamente en esa habitualidad, en donde Catalina ubica la tendencia deportiva. “Me resulta muy interesante ya que ha revalorizado el rubro, dándole un carácter más urbano mezclando prendas deportivas con  casuales”, concluye.

Versatilidad y funcionalidad en el centro de la escena

Por último, y oriunda de La Pampa, presentamos a Candela Suhurt. Manteniendo el mismo ángulo en donde el usuario con sus necesidades actuales es quien está en el centro de la atención, exhibió su propuesta denominada “Convergencia”. “Escogí una silueta oversize porque creo que responde a la necesidad actual de estar siempre cómodos. Busco que la prenda sea adaptable ya sea por los cambios climáticos y/o situaciones de uso y que se puedan utilizar tanto en conjunto como por separado”, señala Candela.

Con ciertas reminiscencias a un estilo hip hop, Suhurt desplegó estampas inspiradas en mapas nolli que hacen énfasis justamente en la estética urbana oversize donde la versatilidad y comodidad son las características principales. Teniendo en cuenta estas premisas para su panel, utilizó recursos como transparencias y superposición de capas con el objetivo de percibir a través de las prendas y generar protagonismo de cada una de ellas en el conjunto final.  

Si hacemos foco en la tendencia deportiva, Candela expresa un gran interés hacia la misma por los detalles constructivas y la innovación en textiles. “Actualmente, creo que es uno de los rubros con

más predisposición a innovar, ya sea por los materiales como por los recursos, que ayudan a la confortabilidad, duración y optimización del deportista”, manifiesta.

Al fin y al cabo, podemos observar la importancia de tener en cuenta el comportamiento de la sociedad en la que nos encontramos inmersos a la hora de diseñar. A través del concurso Generación Vitnik podemos dar cuenta que, diseñar no es solo hacer una prenda, sino que también involucra parámetros de funcionalidad, versatilidad y comodidad.