MUNA, una cartera para toda la vida

MUNA es la marca de Mariana Diaz, diseñadora industrial egresada de la FAUD de la UNC. Su emprendimiento nació hace ya 3 años luego de tomar diferentes cursos de marroquinería. “Empecé haciendo carteras a pedido, vendiendo por contactos y a través de las redes. También hice algunos accesorios en cuero  para inters de instrumentos de bandas que tocaban en vivo, por ejemplo; y hace algunos meses logré que me adjudicaran el registro de la marca en el INPI”, cuenta Mariana, nueva hacedora en el VitnikLAB que comparte sus mañanas en el estudio taller junto a Alaska y Musée.

Te invitamos a conocer un poco más sobre MUNA, su innovación en la marroquinería y qué espera de Generación Vitnik.

¿Qué diferencia a MUNA del resto de los emprendimiento?

Mi emprendimiento se basa en crear productos atemporales con especial atención en los detalles y la funcionalidad. Son productos hechos a mano, yactualmente hago todo yo. Diseñar, planificar, cortar, armar, coser, embalar, vender, etc. Tengo pensando más adelante tercerizar algunas actividades, para poder crecer en stock.

¿Cómo es emprender en Argentina?

Emprender en Argentina a mi me resultó un mundo nuevo, sinceramente siempre me interesó la gente que lo hacía pero no tenia pensado implementarlo yo. De un día para el otro se me despertó el interés y me empecé a mover en el ambiente emprendedor yendo a cursos, charlas, encuentros, y cualquier evento de emprendedores. 
Encuentro la sociedad muy abierta a consumir productos creados por emprendedores, sabiendo que tienen un valor distintivo a lo masivo,  valorando el trabajo que conlleva el producto. Noto una linda movida social, hasta municipal, tratando de motivar, y apoyar a los emprendedores.

¿Qué expectativas tenes en este nuevo espacio, el VitnikLAB?

En el VITNIK LAB mis expectativas son crecer, poder concretar ciertas metas propias, que al trabajar independiente, y a mi ritmo, se posponen.  También, generar contactos del rubro, conocer como trabajan otros emprendedores, aprender, tener otras opiniones y hacer amistades. Yo formo parte de taller, en el tercer piso, trabajo con compañeras que entre todas motivan un ambiente de trabajo, ir a un horario determinado semanalmente también ayuda bastante a la organización . Allí puntualmente voy a hacer el trabajo de diseñar, cortar cueros, armar carteras y realizar las bolsas de packaging. La parte de costura la dejo para mi casa, ya que la máquina es incómodo trasladarla, y coser no me demanda mucho tiempo. 
Me siento muy afortunada de tener esta oportunidad. Es lo que me hacía falta para poder volver al ruedo y sacarle jugo a esto que tanto me gusta y a lo que aposté hacer.