Nuevos productos con base en el scrap textil

¿Alguna vez pensaste que tu jean, ese que tenés en el fondo del placard abandonado, podría convertirse en una silla o una mesa? ¿o en tus anteojos favoritos? ¿o ser parte de la pared de tu nuevo hogar? En países como Chile, Inglaterra o Dinamarca no solo ya lo pensaron sino que también lo desarrollaron. Son muchos los emprendedores que hace años vienen trabajando e investigando la reutilización de desechos textiles para generar nuevos productos y materiales. En esta nota te contamos sobre algunos productos que nos inspiraron y nos sirven para pensar todas las oportunidades que genera Retazos Que Unen. 

DEMODÉ

Bernardita Marambio es chilena, diseñadora industrial y gráfica y desde hace algunos años se dedica a hacer muebles a partir de desechos textiles. Centrada en la comuna de Recoleta de Santiago de Chile, donde se generan cerca de 46 mil toneladas de residuos textiles por año, Bernardita crea sillas y taburetes que aseguran el cuidado del medio ambiente desde su cadena productiva hasta el fin de su vida útil. ¿Cómo lo hace? Los residuos textiles son mezclados con un adhesivo 100% biodegradable a base de almidón, que otorga alta resistencia estructural.

De esta mezcla resulta un material aglomerado, que posee gran resistencia y versatilidad para ser utilizado en diferentes aplicaciones y ser trabajado por medio de moldes obteniendo productos como revestimiento de muros interiores, objetos y accesorios, aplicación en mobiliario. Posee un 36% de contenido reciclado, un 40% de contenido de material renovable y un 40% de material regional.

De esta manera, Demodé no solo intenta solucionar un problema ambiental sino que también tiene como objetivo crear conciencia en las nuevas generaciones sobre la manera de producción actual no es sustentable en el tiempo.

MOSEVIC

Desde Inglaterra, llegan 2 diseñadores que hace 3 años lanzaron su primera gama de gafas Solid Denim hechas a partir de desechos textiles que donan diferentes compañías de la industria de la moda y textiles convirtiéndose así en colaboradores. Con principios de moda sostenible, trabajo artesanal y responsabilidad ambiental generan productos atemporales pensados y diseñados para ser amados durante toda la vida. Actualmente, se encuentran ampliando la gama, mejorando los productos y dando a conocer  su marca. Su última incursión fue en case para celulares. 

REALLY

Really, es una empresa oriunda de Dinamarca con base en una economía circular que se encarga de reciclar los textiles para crear nuevos materiales que desafían a las industrias del diseño y la arquitectura. El 95% se los textiles que usamos en nuestra vida podría reciclarse y solo el 25% es reutilizado. Teniendo en cuenta estos datos, Really realizó sus primeros experimentos que consistían en triturar tela a mano en pedazos pequeños y unirlos con pegamento para hacer placas sólidas. Años después la empresa  lanzó sus primeros productos aprovechando el potencial de los desechos textiles: Solid Textile Board y Acoustic Felt, hechos de algodón y lana al final de la vida útil de las industrias textil y de la moda, lavanderías industriales, hogares, así como cortes de Kvadrat, diseñados para muebles e interiores.