¿Qué es el Desfibrado Textil?

¿Alguna vez te preguntaste cuánto tiempo demora el poliéster en descomponerse? Más de 100 años! ¿y la poliamida? 30 años! Con estos ejemplos es posible dimensionar la importancia del reciclaje de tejidos. El uso del desfibrado textil es una de las técnicas de mayor éxito que contribuye a la conservación medio ambiental.
Con el reciclaje, en lugar de generar desperdicios y  basura, es posible aprovechar esos materiales en la fabricación de otros productos como estopas, paños de limpieza, piezas de cama, mesa y baño, mantas, revestimiento acústico, entre otras cosas.

También, otra ventaja del uso de desfibrado textil es la relación costo / beneficio. Al adquirir materias primas recicladas de alta calidad, es posible ofrecer productos con precios más competitivos al mercado consumidor y mejorar así, la rentabilidad de la empresa.

Pero, ¿de qué hablamos cuando decimos desfibrado textil?

El proceso de desfibrado textil implica los siguientes pasos:

• Recolección de tejidos: Residuos textiles (retazos y demás sobras) y piezas listas que se donan para reciclaje.

• Separar las piezas: Todas las piezas se separan según las características: tipos de tejido, colores, tamaños, aprovechamiento, color, longitud, entre otros detalles.

• Trituración de los tejidos: los tejidos separadas y agrupados se trituran en pedazos muy pequeños hasta que se obtienen las fibras.

Beneficios del reciclado de tejidos:

1. Reducción del desperdicio: El reciclaje de tejidos es fundamental para disminuir el desperdicio de materias primas. Los residuos textiles y las piezas listas, desechadas por varias razones, se pueden aprovechar eficientemente en la fabricación de hilos reciclados, estopas y demás prendas de vestir y ajuar (cama, mesa, baño).

2. Bajo costo del material: El precio de deshacer textil es muy atractivo. Pasando menos en la compra de materias primas es posible ofertar productos a precios también competitivos y obtener mayor rentabilidad en los negocios.

3. Calidad del producto: Los desfibrados textiles son productos de calidad y muy versátiles. Con hilos reciclados, por ejemplo, es posible fabricar piezas de cama, mesa y baño que satisfagan las necesidades y expectativas de los consumidores.